Cómo enseñar el ahorro en las compras cotidianas a nuestros hijos

Como enseñar el ahorro en las compras cotidianas a nuestros hijos

Es increíble como las supuestas ofertas y no ofertas en los supermercados engañan al consumidor, donde como tal por pereza mental, falta de costumbre, o que se yo, no nos ponemos a analizar lo que nos ofrecen los supermercados.

Existen productos individuales y empaquetados al mayoreo, la percepción lógica es que los paquetes al mayoreo son más baratos. He encontrado con sorpresa que al hacer los cálculos de compra individual y compra por paquete, este último es más caro aprox. en un 10%, ojo no de todos los artículos, pero los de mayor consumo si. En algunas ocasiones sale exactamente lo mismo comprar un producto individual, que un producto en paquete.

Lo anterior, ¿porqué lo comento?, nuestros hijos deben aprender a comprar de forma inteligente, no creer lo que dice la publicidad, sino quitarse esa flojera mental y poner su cerebro a funcionar. A los pequeños de 7 a 10 años podemos llevar una calculadora y enseñarlos a hacer cuentas y que sepan calcular precio de producto individual por paquete y compararlo con el precio del producto individual y hacerles notar la diferencia en precios y que ellos saquen la conclusión de que cantidad es más grande o más pequeña. Aquí se utiliza la multiplicación y la comparación de números.

A los niños de 11 a 13 años, además de lo anterior, hacerles notar los productos que tienen volumen en litros o gramos y comparar con los productos que tienen mayor volumen y también hacerles notar la diferencia y que nos digan sus comentarios de cual es la mejor compra. Aquí se utiliza la división además de la multiplicación, y la comparación de números.

A los niños de 14 a 15 años, además de todo lo anterior, tener a la mano el presupuesto familiar y que el niño vaya haciendo sumas en la calculadora para ir sacando el subtotal de cada compra y monitorear el monto que tenemos como tope en las compras semanales o quincenales o en su momento hasta mensuales. Incluso pueden hacer sumas mentalmente, sin usar la calculadora, para ejercitar la destreza cerebral.

Con estos pasos en las compras pronto verán que sus hijos empiezan a pensar de forma diferente en cuando al gasto y presupuesto familiar. Al principio es un poco cansado ya que el tiempo para hacer compras se extiende a veces hasta el doble de tiempo, pero poco a poco se hará una costumbre muy saludable y el tiempo se reducirá notablemente. Quizá al principio empezar con dos o tres artículos y poco a poco ir introduciendo más.

Comentarios