¿Comprar por internet?

Cada vez más gente en el mundo entero realiza compras o transacciones comerciales de algún tipo en la red. Incluso China, que en tantos aspectos todavía está menos abierta al mundo que la mayoría de los países de occidente, se ha convertido en el mayor mercado de ventas por Internet. Los locales de informática (con excepción de los Apple-Stores que son verdaderas trampas de Marketing) son algo que escasea aquí en Pequín en relación con el tamaño de la ciudad y del mercado. Y eso se debe a que la inmensa mayoría de los chinos compran por la web, desde sus casas en sus laptops o PCs, o con sus celulares en el metro o sentados en un restorán. ¡En ninguna otra ciudad del mundo he visto tanta gente sentada a la mesa comiendo y usando su celular para navegar simultáneamente!

Yo vengo de un país bastante conservador, donde hasta hace unos años la gente aún tenía miedo de realizar cualquier transacción comercial electrónica desde su casa por temor a la tan exageradamente temida “piratería informática”. Ésta existe, claro, pero en mi círculo personal jamás he conocido a nadie que hubiera sido alguna vez afectado por ella. Sin embargo ese fantasma estaba siempre latente en mi país, aún cuando en los países desarrollados todos ya estaban beneficiándose de sus ventajas.

Entre las ventajas puedo nombrar las siguientes:

  • Precios más baratos por el ahorro de infraestructura comercial
  • Mejores descuentos disponibles
  • Más práctico, al poder elegir el producto desde casa, consultarlo con cualquiera por Internet, y la posibilidad de leer los comentarios favorables o desfavorables de otros compradores
  • La posibilidad de acceder casi a cualquier producto del mundo sin importar el país, en lugar de conformarse con lo que se vende en la propia ciudad de uno

En este momento la primera empresa que me viene a la cabeza es Amazon. En este país muchos libros y publicaciones están prohibidos, y por lo tanto no pueden encontrarse en ninguna tienda; pero al comprar por Amazon y pedir que me lo envíen, hasta ahora he podido conseguir cualquier libro o revista. Del mismo modo, ¡qué haría sin Expedia para comprar para reservar mis viajes!

Este tipo de transacciones donde usamos nuestra tarjeta de crédito es mucho más sencillo y seguro que lo que mis compatriotas solían creer, pues todos estos sitios de compra-venta normalmente garantizan la transparencia y privacidad de la información enviada por medio de programas de seguridad que han incorporado a sus páginas de Internet.

Cómo seguridad extra, los navegadores de Internet tienen en algún lado un ícono de un candado (abierto o cerrado) que indica el grado de seguridad con el que estamos navegando. Por ejemplo, en Google Chrome podemos encontrar esto en el extremo izquierdo de la barra de direcciones.

Como protección final para los más temerosos, podemos también instalar un VPN (ver mis artículos previos sobre este tema) para navegar con un grado mucho mayor de seguridad y privacidad.

En fin; mi opinión es que a medida que aumente el comercio electrónico, tenderán a bajar los precios. Esto se debe, también, a que cada vez hay más y mejores motores de búsqueda del mejor precio, y la competencia se vuelve más evidente y transparente.

Comentarios