El boom de las Tablet PC

La mejor manera de comprobar el éxito que tiene un nuevo producto que ha sido lanzado al mercado es salir a la calle y observar lo que compra y usa la gente común y corriente.

Pequín es un mercado enorme y que gusta de consumir artículos de tecnología. Por eso, lo tomo como referencia del comportamiento consumidor de un gran mercado, considerando también que esto probablemente termine por expandirse a los mercados más pequeños.

A principio del año pasado, estando en Sudamérica, oí hablar de las Tablet PC. En ese momento aún no había visto ninguna. Luego estuve en Europa la mayor parte del año. Ahí llegué a ver algunas personas de perfil ejecutivo usándolas sobretodo en los aeropuertos.

Este año, al menos en Pequín, por todas partes se ven hombres y mujeres conectados, ya sea trabajando o simplemente navegando. Están en todos lados: Starbucks, restoranes, oficinas, subte, aeropuertos, trenes, etc.

Los chinos son algo especial. Desde que inventaron la imprenta, no sé qué otro gran invento hayan aportado al mundo. Sin embargo, su creatividad parece estar volcada casi exclusivamente a tomar los inventos de otros y “fabricar el más grande”, o el más barato.

Lo vemos con la alternativa “china” al iPhone: un smartphone que ofrece las mismas prestaciones por la mitad de precio exactamente.

Lo mismo ocurre con los Tablet PC. En este momento se están vendiendo masivamente modelos de fabricación local a partir de 105 dólares. El precio parece de chiste. Quizás el producto también lo sea. Pero por ese precio no me preocuparía en absoluto si al año de comprado no sirve más que de pisapapeles.

Los modelos más baratos usan un sistema operativo Android. Con Windows salen más caro. Pero aún así, considerablemente menos que en occidente. El fetichismo que tienen los chinos con la tecnología (y en general con todos los artículos de lujo) excede por lejos al de la Gran Manzana. Y en una ciudad de más de 20 millones de habitantes con un nivel de oportunidades que permite a un empresario emprendedor convertirse en multimillonario en 3 o 4 años, la cantidad de personas que puede estar a la vanguardia de la tecnología de última generación es enorme y está en aumento.

El colmo de lo ridículo es que hay una fábrica china de Tablet PC que está por demandar a Apple por el diseño del iPad. Es irónico que China pueda demandar a alguien por el plagio de un producto. ¿Quién lo hubiera imaginado?

Fuente: PC World

Comentarios