El “Por Qué” y “Para Qué” de los VPN

Ayer escribí sobre los VPN y para qué los usamos. Mi primera experiencia usando VPN fue en la empresa para la cual trabajaba. Era una manera de poder entrar a sitios bloqueados por el Firewall (cortafuegos) sin hacer peligrar la red de la compañía. A la vez, si necesitábamos trabajar desde casa conectándonos a algún servidor o a cualquier sitio de la compañía, la única manera de acceder era por medio del VPN. Pero este tipo de VPN corporativo tenía un código asociado a cada empleado, y una contraseña de autenticación para garantizar que nadie pudiera hackear la red.

Los VPN personales de los que quiero hablar son más sencillos, aunque el concepto es el mismo. Para usar un VPN y beneficiarse de sus ventajas no es necesario tener perfil técnico.

¿En qué casos podemos llegar a necesitar un VPN para uso personal?

A continuación enumeraré algunos motivos:

  • Encontrarse en un país donde varios sitios web están bloqueados por el gobierno. Ésta es mi situación actual en Pequín, donde debo ingeniármelas para evadir o “bypassear” “El Gran Firewall”. En estos casos uno no está incurriendo en una actividad ilícita, pues el gobierno no lo prohibe legalmente, sino que simplemente intenta obstaculizarlo por vías tecnológicas.
  • Encontrarse dentro de una red privada desde la cual no se puede acceder a determinados sitios, como en el caso de una universidad o de una empresa, donde los sitios de ocio suelen estar bloqueados.
  • Encontrarse en una red poco segura donde la correspondencia y las actividades de uno puede estar siendo vigiladas. Éste también puede ser mi caso, por ejemplo. En este caso, un VPN provee un túnel de seguridad para quien navega.
  • Lo anterior también es cierto para quién realiza compras o transacciones por la red y teme que su usuario y contraseña sean robados por algún espía o pirata informático. El VPN aumenta la seguridad en todo lo que hacemos a través de la red, incluso para simplemente navegar o revisar nuestro correo electrónico.
  • Finalmente, también brinda un filtro extra para protegerse de los virus o demás basura a la que estamos expuestos cuando navegamos, especialmente en sitios que son poco seguros. Pero quiero enfatizar que esto de ninguna forma debe reemplazar un buen antivirus.

Generalmente los VPN nos brindan una lista de servidores ubicados en diferentes países a los cuales podemos elegir conectarnos. Por ejemplo:

Yo actualmente estoy en China, pero como aquí Facebook está bloqueado, en la ventana de mi VPN elijo o cliqueo, por ejemplo, Los Ángeles. De este modo, el programa crea un túnel virtual hasta Los Ángeles, y simula estar conectado desde allí. Por lo tanto, es como si yo estuviera navegando desde Estados Unidos, sin ninguna restricción. También, si quiero conectarme a algún sitio en Alemania, puedo optar por un servidor en ese país, y así beneficiarme de una conexión más ágil.

Cada VPN ofrece diferentes funciones y características. Quienes tienen perfil un poco más técnico, o meramente les gusta curiosear con las aplicaciones, pueden favorecerse de sus diferentes funciones y características. Sin embargo, la configuración básica y predefinida es suficiente para que cualquier persona que no entienda mucho de computadoras pueda favorecerse de los beneficios fundamentales de este tipo de software.

Comentarios