Extensiones peligrosas – Cuáles archivos NO debemos abrir

Oficialmente se calcula que el 85% de los e-mails que circulan por la red son SPAM. Aunque su inmensa mayoría son simplemente correos con texto, ya sea Scam, publicidad o lo que fuere, hay también muchos correos maliciosos que incluyen archivos adjuntos infectados con virus o troyanos.

A veces estos e-mails maliciosos son efectivamente enviados desde la dirección de correo de algún conocido nuestro cuya computadora ha sido infectada por un virus. Otras veces son trampas enviadas por algún desconocido que se hace pasar por alguien más para que abramos ese archivo adjunto.

Por tal motivo, y previendo todas estas eventualidades que son muy corrientes, es muy conveniente que sepamos cuáles son los archivos “sospechosos” que casi siempre incluyen un virus.

Primero que nada, lo fundamental es tener un buen antivirus que actualicemos con regularidad (esto vale más que nada para Windows). Muchos antivirus ya incluyen herramientas de protección de correo electrónico que bloquean los archivos sospechosos. Otros, principalmente los gratuitos, no ofrecen este tipo de protección para el correo electrónico, por lo cual debemos tener especial cuidado.

Entonces, ahora debemos explicar cómo hace nuestro antivirus para detectar los archivos adjuntos sospechosos. Esto lo hace de acuerdo con la extensión de los mismos. Todo archivo de Windows tiene un nombre y una extensión que normalmente consta de tres letras y que va luego del nombre, dividido por un punto. Por ejemplo: “archivo.doc”. La extensión hace referencia al tipo de archivo y aplicación que ha de abrirlo. En este caso, “.doc” representa un documento de MS-Word. En general, estos archivos no son peligrosos, a menos que al abrirlo nos aparezca un cartel notificándonos que el archivo contiene “Macros”. En este caso, el sistema nos está anunciando de un posible riesgo al abrir este archivo. Pero si confiamos en el remitente que nos lo envía, o si conocemos el tipo de archivo que queremos abrir, no debería haber problema.

Sin embargo, hay otras extensiones que sí representan un riesgo serio la mayoría de las veces, y a continuación los listaremos para que pueda estar prevenido:

Los principales son:

.exe – Esta extensión significa que el archivo es un programa (posible virus)

.com – programa de MS-DOS

.pif – Acceso directo a un programa de MS-DOS

.bat – Archivo Batch (ejecutable)

.scr – Protector de pantalla (cuídese especialmente de los protectores de pantalla)

Los recién descritos son los que representan el riesgo mayor y más evidente. Sin embargo, por la relativa facilidad con la que pueden propagar los virus, varios servidores también bloquean los archivos adjuntos que tienen las siguientes extensiones:

ceocerchmcmdcnfcplhtainsitsjobjse? (es decir, cualquier extensi´no de 4 caracteres que comience con “jse),

lnkmadmafmagmammaqmarmasmatmaumav,mawmdamdzmhtmlprfpst,

regscfsctshbshstmpvbevbsvsmacrosvssvstvswwmfwswscwsfwsh,  xnk.

Comentarios