La era de la información: el control de la red y los VPN

Estamos viviendo en la era del tráfico ilimitado de información. Aunque en algunos casos no sea sencillo dar con noticias confiables sobre todos los temas debido a la abundancia de material ofrecido en la red, lo cierto es que la información está allí, disponible para todo aquél que desee enterarse y sepa cómo buscar. Hoy en día no existe tema tabú del cual no se escriba o publique; e incluso los temas más confidenciales o pudorosos están al alcance en algún lugar del ciberespacio. Al hablar de esto es casi imposible evitar alguna referencia al escándalo de Wikileaks a finales del año pasado, cuyas consecuencias aún no han cesado.

Pero existen varios gobiernos que creen que la gente no debería tener un acceso ilimitado a la información. Voltaire dijo hace varios siglos, con otras palabras, que la educación en manos de la masa era muy peligrosa. Actualmente, en Asia hay varios gobiernos que restringen el acceso por medio de métodos diferentes: desde coartar por completo el acceso a Internet, como en Corea del Norte, hasta lo que hace el gobierno de China, donde la gente tiene una participación altísima en la red, pero ésta está restringida a aquéllos sitios que el gobierno no considera peligrosos. Para esto cuenta con el Firewall (cortafuegos) más potente del mundo, llamado “The Great Firewall”, en alusión a la Gran Muralla.

Actualmente me encuentro viviendo en Pequín desde hacer algunos meses y puedo observar la aceptación o resignación generada por esta política de seguridad nacional. Por ejemplo, entre las varias cosas que están bloqueadas dentro de China (con la excepción de los habitantes de Hong Kong, que en calidad de gran zona franca, están exentos de ese gigantesco filtro), también lo están frecuentemente las noticias o videos de violencia, manifestaciones, etc. Para mí, que fui criado en una democracia americana, es extraño vivir en un país donde se restrinja de esa manera el acceso a la información. Pero no es mi intención juzgarlo aquí, pues también reconozco que gracias a eso, entre otras cosas, en general las personas aquí no están tan contaminadas por la violencia y la degradación moral. Quizás se podría elaborar una filosofía sobre los beneficios y perjuicios de “controlar” el acceso a la información.

Pero volviendo al tema del Gran Firewall, la inmensa comunidad de extranjeros que residimos aquí enseguida encontramos la manera de acceder a Facebook, Youtube, todas las noticias de la CNN, sitios de cine y películas, etc, por medio de un VPN. Los VPN son programas que se instalan en el computador para aumentar nuestra seguridad al navegar en la red y para poder acceder a los sitios bloqueados cuando estamos navegando en una red restringida por un Firewall o cortafuegos (como cuando estamos conectados desde la oficina, o en un país como éste). La variedad de VPNs es inmensa y también el rango de precios: desde ser totalmente gratuitos hasta cobrar 65 dólares al año.

Encontrarlos es muy fácil. Podemos ingresar “VPN” en Google y nos aparecerán cientos. Elegir el más conveniente es más difícil, pues requiere consultar algún foro, recibir alguna recomendación de algún conocido, o probar varios a riesgo de infectar la computadora con algún virus en caso de estar testeando con VPN gratuitos. Pero definitivamente tener un VPN es la mejor solución para superar las dificultades mencionadas cuando sabemos que nos pueden estar viendo lo que hacemos en la red o cuando nos están bloqueando selectivamente el acceso a algunas páginas.

Pronto publicare otro artículo con los VPN que he testeado  y que me han dado mejor resultado.

Comentarios